La seda china: historia y leyenda(2)

La seda viaja al extranjero

seda china-historia -leyenda 3

Pintura que muestra el viaje hacia el Oeste de Zhang Qian.

Al hablar de la expansión de la seda en el mundo, se hace imprescindible citar la famosa Ruta de la Seda. Durante un larguísimo periodo histórico, es la Ruta de la Seda la que conecta China con los países de Asia Central y Occidental, trayendo consigo un riquísimo intercambio cultural y la difusión del arte del hilado de la seda.

Desde el siglo quinto antes de Cristo, China exportó seda a los países occidentales. Debido a su elaboración exquisita y a sus hermosos diseños, la seda china fue calificada como “creación del cielo”. En aquel momento, los griegos y los romanos llamaron a China “Serica” y a los chinos “Seris”, términos que derivaban de la palabra usada para denominar a la seda, “Serge”.

El consumo y la fascinación ejercida por la seda en occidente pueden verse ejemplificados en la siguiente anécdota de un libro de historia: una vez que el emperador romano Julio César asistió al teatro vestido con ropas de seda, éstas lucían tan fantásticas que distrajeron la atención del público de la representación.

En el siglo cuarto antes de Cristo, la seda china fue también introducida en la India, y aproximadamente dos siglos más tarde aparece en los códigos legales indios un interesante artículo según el cual aquel que fuera encontrado culpable de robar seda estaba condenado a no comer y a beber tan sólo leche durante tres días como castigo, lo que sin duda prueba el enorme valor y la escasez de tejidos de seda en aquel momento.

En los años 138 y 119 antes de Cristo, un emperador de la dinastía Han envió a su embajador Zhang Qian en dos viajes a los países de Asia Occidental. El enviado llevó no sólo productos de seda a esos países a través de la Ruta de la Seda con el fin de promocionar el comercio, que siguió desarrollándose hasta la dinastía Tang, sino que también los utilizó para el intercambio de productos de otras culturas.

La Ruta de la Seda también se extendió hacia el este hasta Japón. En el año 107 después de Cristo, el emperador japonés envió 160 artesanos a China para que se instruyeran en los artes del cultivo, hilado, y brocado. Más tarde, esos artesanos volvieron a Japón con gran cantidad de productos de finísima seda y una gran habilidad para su fabricación. En los siglos posteriores, los emperadores japoneses enviaron cientos de artesanos a China de forma constante, contribuyendo en gran medida al desarrollo de la fabricación de seda en Japón. El Mikado del siglo VII llevaba un traje de seda bordado con las figuras del sol, la luna, estrellas, montañas y dragones, que era muy similar a las ropas usadas por los emperadores chinos.

La seda china también causó furor en los siglos XVII y XIX en Francia. Durante el reinado de Napoleón (1799-1

814), debido a la locura que sufría el gobernante por el lujo y la moda, se ordenó a las personalidades de la corte que llevaran ropas de seda en su vida cotidiana, lo que incluso provocó una gran escasez de productos de seda durante algún tiempo en Croix Rousse, la principal área productora de seda local.

Si hablamos de la Ruta de la Seda, debemos referirnos también a la Ruta de la Seda marítima, que conectaba China con los países del Sudeste asiático y con África. Empezó a desarrollarse incluso antes de la dinastía Han, y tuvo un auge especial durante las dinastías Yuan (1271-1368) y Ming (1368-1644).

En aquella época, los emperadores romanos enviaban marfil, caparazones de tortuga y cuernos de rinoceronte para ser intercambiados por seda en la ruta marítima que unía los territorios occidentales con China. Esto, por supuesto, contribuyó a mejorar la posición e influencia de China tanto a nivel comercial como cultural. En otras palabras, la seda ha escrito la historia del desarrollo de las conexiones de China con otros países del mundo.

La artesanía de la seda

Durante el Periodo de las Primaveras y los Otoños (770-476 AC), empezó ya a madurar el arte del bordado. En las dinastías Qin y Han (221 AC- 220 DC), la habilidad para el bordado había llegado a un nivel mucho más alto, mientras que durante la dinastía Song (960-1279) alcanzó su expresión máxima, tanto en calidad como en la cantidad producida. Especialmente después de la invención del bordado ornamental, bordar se convirtió en parte de la vida de las mujeres chinas, y se empezó a considerar como un signo de virtud femenina.

La industria de la seda fue grande y enérgica durante las dinastías Ming y Qing (1368-1911). Aparecieron algunas grandes familias especializadas en bordados que se convirtieron en el principal sostén de la economía de la época, y la seda no era únicamente el símbolo del arte y la cultura sino que se convirtió también en parte del desarrollo económico.

2 respuestas a La seda china: historia y leyenda(2)

  1. Sebastian Guadagna dice:

    Estimado leyendo tu articulo, se me vino a la cabeza la idea de preguntarte si conoces algun buen libro que relate un poco la historia la sociedad y las culturas q compartian esta ruta.

    Muchas gracias, saludos, Sebastian Uruguay.

  2. Xiaodi Chen dice:

    estimado, marco polo hizo el viaje y escribio su aventura. creo podes buscar algunos de libros sobre viaje de marco polo paraque lo conoces mas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: