Todo el té en China: el impacto político del té (2)

En 1618, embajadores chinos ofrecieron docenas de cajones de embalaje de té al Czar Alexis como regalo; él lo rechazó como inútil. Pero en 1735, la Emperatriz Catherine de Rusia había autorizado el té para comerciar. Más de trescientos camellos viajaron 11.000 millas durante dieciséis meses para cumplir su primer encargo. Rápidamente, los rusos adoptaron la “olla caliente” al estilo tibetano para hacer su té: lo que hoy en día conocemos cono el Samovar Ruso. Para el año 1900, los primeros ferrocarriles TransSiberianos entraron en operación, causando que el té se convirtiese en un producto barato y accesible a las masas. Rápidamente, los rusos normales adquirieron la costumbre de beber té con limón y un pedazo de azúcar pegado en sus dientes. Hoy en día, el té y el vodka es la bebida nacional de los rusos.

Todo el té en China: el impacto político del té 3

Inglaterra fue el último país europeo en empezar a usar rutas de comercio marítimas para buscar té. En 1600, Isabel I fundó la Compañía John para expediciones de comercio. En 1773, La Compañía John se fusionó con la próspera Compañía de British East India, creando el monopolio más poderoso que ha existido en el mundo. En Inglaterra, tanto los nobles como la gente normal bebía té; en 1654, el té chino había sustituido de forma definitiva a la cerveza como la bebida Británica más popular.

De hecho, el té influyó a la sociedad británica de tal forma que las normas dietéticas Inglesas cambiaron. El desayuno y la cena – dos comidas tradicionales y pesadas – añadieron té a su menú, mientras que la cena se convirtió en dos tipos de servir té por la tarde: té alto y té bajo. El té alto se servía a media tarde mientras que el té bajo se servía al mediodía. El té alto representaba una comida más pesada, el cual incluía carne, normalmente para la clase obrera, mientras que el té bajo implicaba golosinas gastronómicas, tartas y dulces, con un énfasis en la presentación y conversación entre las clases más altas de la sociedad.

Los jardines de té (y los posteriores bailes de té) se convirtieron en el furor en Europa y América. Señoras y Caballeros llevaban su té fuera, escuchaban bandas de música y socializaban. Dicho benévolo ambiente ofreció la primera oportunidad para que mujeres y hombres ingleses se asociasen libremente juntos en público, así como permitió a que gente de varias clases sociales se mezclasen y comunicasen entre sí.

El sistema de propina también evolucionó de estos jardines: al lado del puesto de camareros había una caja de madera con la palabra PROPINA inscrita en ella. Los invitados meterían una moneda en la caja cuando entraban para “asegurar un servicio rápido” – los camareros correrían desde las cocinas a los jardines con tazones calientes de té fresco cuando alguien metía una moneda en la caja.

Todo el té en China: el impacto político del té 4

Los colonizadores ingleses conocieron el té en 1670. El té fue traído a América por el Gobernador Peter Stuyvesant y ganó una gran popularidad en el asentamiento holandés de Nuevo Amsterdam (Nueva York). En 1720, los americanos estaban trayendo el té chino a las colonias por contrabando y también aprendiendo del té herbal de los Americanos Nativos porque el té británico era muy caro y tenía un impuesto muy elevado.

Inglaterra no se podía permitir seguir pagando por el té con oro y plata. Sacar cantidades tan grandes fuera del país llevaría al país a la bancarrota. Por lo tanto, las Guerras del Opio empezaron con la declaración por parte de Inglaterra de que estaba “listo para ir a la guerra por el intercambio gratuito” – o – “ir a la guerra por el derecho de vender opio barato a los chinos a cambio de té”. Desde 1840 hasta 1908, los ingleses tuvieron la fuerza militar para forzar su opio sobre los chinos e intentar seguir dominando el mercado mundial de intercambiar té.

No obstante, los británicos se tropezaron con problemas al intentar intimidar a China mientras controlaba e imponía impuestos sobre los suministros de té en el Nuevo Mundo. En 1773, un grupo de colonizadores americanos protestando en contra de los impuestos sobre el té por Gran Bretaña, abordaron el buque de la Compañía British East India y vertieron el cargo del té al puerto. Este Boston Tea party fue el comienzo de la Independencia de EEUU de Gran Bretaña y es la razón por la que en la actualidad no se impone impuestos al té en Estados Unidos.

Más aún, en 1800, tres americanos se convirtieron en los primeros millonarios del continente mediante el intercambio del té chino. Su éxito también sirvió para romper el monopolio que los ingleses tenían sobre el té. T.H. Perkins de Boston, Stephen Girard de Filadelfia y John Jacob Astor de Nueva York empezaron a comerciar directamente con China después de la Revolución Americana de 1789. Los barcos clíper de América, más nuevos y más rápidos, sobrepasaban a la flota inglesa. Es gracias a estos hombres que ellos pagaron por el té con oro en vez de con opio. Pierce fundó la Compañía de Té Great American, la cual se convirtió en la Compañía de té Great Atlantic and Pacific, que aún existe en la actualidad como la cadena de supermercados moderna A&P.

En 1834, el Primer Ministro Grey terminó con el monopolio del té inglés que disfrutaba la Compañía East India. Asimismo, él es conocido por un té con sabor a aceite de bergamota que fue nombrado después de él.

Todo el té en China: el impacto político del té 5

En 1834, después de la guerra, Robert Fortune, botánico y aventurero Escocés que hablaba chino, entró en China y sacó algunas semillas de té. Con ayuda de los ingleses, plantaciones de té brotaron en el subcontinente Indio. Para finales de 1880, se habían obtenido y perdido muchas fortunas mientras se perfeccionaba la cultivación del té en India.

Durante todo el siglo diecinueve, los ingleses establecieron plantaciones de té en la India, Sri Lanka y Burma, mientras que Alemania lo hizo en el Este de África. Finalmente, China había perdido su soberanía del té.

Hoy, después del agua, el té es la bebida que más se bebe en el mundo. Actualmente, se crece en África, India y otras partes de Asia. En la actualidad, Irlanda tiene el consumo de té per capita más alto en el mundo, mientras que la China moderna está experimentando un aumento en té instantáneo comercial de calidad inferior entre los jóvenes que declaran que ya no tienen tiempo para preparar té. El té chino sigue estando en gran estima por todo el mundo. De hecho, la lección de cómo una hierba china ha influenciado profundamente al comercio mundial merece ser examinado, especialmente ahora que China ha asumido su posición en el mercado comercial internacional.

2 respuestas a Todo el té en China: el impacto político del té (2)

  1. Yuri dice:

    真有意思!

  2. Valeria dice:

    hola queria felicitarte por el blog, es muy bueno.

    Saludos!

    Zaijian!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: